ANÁLISIS DE UNA MUESTRA DE SANGRE
Si su médico le ha pedido un análisis de sangre puede seguir las siguientes recomendaciones.

Mantenga sus costumbres y su alimentación: no las cambie los días antes de hacerse el análisis si su médico no le indica lo contrario.
Normalmente el análisis de sangre debe hacerse en ayunas. Como siempre se hacen por la mañana, piense que usted debe acabar de cenar alrededor de las nueve de la noche. A partir de esta hora ya no debe comer nada más, pero puede beber agua y tomar las medicinas que le hagan falta.
Recomendamos un ayuno mínimo de 8 a 12 horas para poder valorar correctamente el Perfil Lipídico (Triglicéridos, Colesterol Total y fracciones, Lípidos Totales, etc…) y los niveles de Glucosa en sangre.
Para estudios Hematológicos, de Coagulación, Hormonales, Serológicos, Genéticos o bien de Marcadores Tumorales será suficiente con unas 4 horas de ayuno.
Si usted es diabético y toma medicamentos para disminuir el azúcar o se pone insulina, debe preguntarle a su médico si debe seguir su tratamiento estando en ayunas.
No debe fumar antes de hacerse el análisis.
El día del análisis, acuda relajado. Vístase con ropas de manga y puños anchos. No olvide llevar su tarjeta de identificación sanitaria y el volante del análisis que le haya sido entregado.
Antes de la extracción diga a la enfermera si tiene «malas venas», a veces son precisos varios intentos.
Si tiene tendencia a marearse, es mejor que lo avise antes de la extracción y que vaya a hacerse la prueba acompañado. Si nota mareo tras la extracción, dígalo y no se levante: hacerse «el valiente» puede producir problemas.
Una vez realizada la extracción, para evitar una hemorragia o la aparición de hematomas (moratones), debe apretar sobre el punto de punción durante unos 10 minutos con la celulosa o algodón que le hayan entregado. Luego mantenga unas horas la zona presionada con un esparadrapo.
En el momento de la extracción le informarán de cuándo debe recoger los resultados.


ANÁLISIS DE UNA MUESTRA DE ORINA
Su médico le ha pedido un análisis de orina. Estos análisis sirven para detectar infecciones urinarias y otras alteraciones del riñón o de otros órganos. Para que el resultado del análisis sea correcto, hay que seguir unas normas sencillas.

Si sólo tiene que hacerse un análisis de orina, no hace falta que esté en ayunas.

Para recoger la orina debe hacer lo siguiente;

Utilice el recipiente que previamente ha adquirido.
Al levantarse por la mañana y antes de orinar, limpie bien sus genitales con agua y jabón (siempre de delante hacia atrás si es mujer). Aclare después con abundante agua tibia.
Recoja la primera orina de la mañana, desechando la primera y la última parte del chorro. Orine directamente en el recipiente que se le haya entregado, procurando que el vaso no toque directamente la piel ni la ropa: si es hombre, aparte la piel del pene (del prepucio); y si es mujer, separe los labios de los genitales.
Cierre el vaso fuertemente. Si lleva tubos, insértelos en la posición correcta y llénelos.
Debe entregar la orina lo más pronto posible. Si por cualquier circunstancia no fuese posible entregar la orina antes de 1 hora, deberá guardarla en la nevera hasta el momento de la entrega (evite retrasos de más de 4 horas).
No olvide la tarjeta y el volante.


ANÁLISIS DE LA ORINA DE TODO UN DÍA (24 horas)
Si su médico le ha pedido que guarde la orina de todo un día, debe seguir los pasos siguientes:

Utilice un recipiente para recoger la orina de todo un día (son recipientes grandes, de al menos 2 l).
Inicie la recogida de orina el día anterior al que vaya a hacerse el análisis (que no sea un viernes ni un sábado).
Al levantarse ese día orine directamente en el váter. NO guarde esa primera orina. A partir de entonces debe guardar en el recipiente TODA la orina que vaya haciendo. Todo lo que orine ese DÍA, lo que orine durante la NOCHE y la primera orina de la mañana siguiente (AL LEVANTARSE) debe ser recogido. Entregue TODA la orina en el centro de análisis. Lo mismo el médico le manda que esta última orina de levantarse la separe en un contenedor pequeño.